martes, 3 de mayo de 2011

Buenas prácticas de producción acuícola. Parte 3: acerca de la selección de sitios para desarrollar la actividad.

Tercer avance en la socialización de información y herramientas para trabajar en acuicultura. La guía de buenas prácticas de Somoza y Núñez, de 2010, acerca ideas respecto de la selección de sitios para la construcción de criaderos. Veamos qué dicen:

...Como se dijera anteriormente un aspecto fundamental es que el sitio de producción esté ubicado en un lugar con abastecimiento de agua sin riesgo de contaminación a raíz de descargas de otros efluentes. Esto es preferentemente alejado de zonas agrícolas con el objeto de evitar el contacto con herbicidas o pesticidas cuyos residuos serán lavados hacia las aguas (Bell & Nash, 2008). 

Como es lógico pensar, la selección del sitio va a depender de la especie y el tipo de producción seleccionada. En el caso específico del cultivo de trucha en el Embalse Alicurá, como este parámetro está ya definido previamente es menester además tener en cuenta que se deberá considerar la posibilidad de contaminación proveniente de otros emprendimientos, contaminación por aguas residuales o contaminación emergente de la actividad industrial. 


Esto implica que la calidad del agua no solamente tiene que cubrir los requerimientos físico-químicos de la especie, sino además estar libre de contaminantes químicos y biológicos que puedan afectar directamente la inocuidad del producto final y en consecuencia ser un peligro para el consumidor. De esta forma, la selección del sitio no sólo es importante, tanto para el éxito del cultivo en sí sino para asegurar la inocuidad del producto final. No debe olvidarse y es importante recalcarlo que el agua es el principal factor de producción en el cultivo intensivo de salmónidos. 

Es fundamental entonces comprender que el mantenimiento de la calidad del agua en los alrededores de las jaulas dependerá del movimiento del agua en el reservorio de manera de proporcionar un flujo de agua de buena calidad.  En contraposición con los sistemas abiertos utilizados en tierra para la producción y mantenimiento de peces, la descargas de nutrientes producida desde las mismas jaulas puede volver hacia las mismas debido a la circulación de la masa de agua. De esta forma la mala selección del sitio puede impactar negativamente sobre el bienestar de los peces alojados allí y traer consecuencias negativas sobre la producción y el rendimiento económico del emprendimiento (Bell & Nash, 2008). 


Además debe considerarse, y es inherente al proceso de selección del sitio, la capacidad de carga del lugar, que implica la capacidad que tiene ese ambiente en particular de sostener una determinada producción a lo largo del tiempo (Beveridge, 1984). La capacidad de producción del Embalse Alicurá fue estimada en forma conservadora en alrededor de 4000 tn/año (Acuerdo Junín de los Andes, 1992) ó de 3600 tn/año en el año 1996 (Luchini, 2009; Wicki & Luchini, 2002). Sin embargo, luego de más de quince años de haberse instalado centros de producción en el embalse de Alicurá, en base al registro de datos existente acerca de la respuesta del ambiente a la actividad y teniendo en cuenta el interés manifiesto por las provincias que comparten el recurso de potenciar la acuicultura en este embalse, surgió la necesidad de revisar las antiguas estimaciones de capacidad de carga, considerando los actuales avances en facilidades y en conocimiento para establecer nuevos parámetros. Luego de una reunión realizada por los actores interesados en la ciudad Cipolletti entre 25 y 26 de Noviembre de 2009 se acordó obtener esta nueva estimación hacia fines del mes de Abril del año 2010.  

En este sentido es importante considerar que la elección de un buen sitio es fundamental para el desempeño exitoso de la producción ya que todo el desecho de la misma va a ser recibido por el agua que la contenga y su calidad  tendrá consecuencias directas sobre la calidad del producto obtenido y su inocuidad alimentaria. Es sabido que las producciones de peces en jaulas flotantes tanto en el mar abierto como en aguas continentales vierten los residuos de su producción directamente a las aguas y, es importante considerar que éstos no pueden ser considerados ni insignificantes ni inocuos (Staniford, 2002).   


Teniendo en cuenta que la correcta ubicación de las jaulas minimizarán los impactos  ambientales de la producción se deberán adoptar los siguientes criterios de selección: 


a) Profundidad. En este sentido es importante evitar la localización en zonas de baja profundidad o muy cercanas a la costa. Aunque estos sitios aseguren un manejo y protección al vez más eficientes, traen como consecuencia la contaminación de las áreas aledañas.


b) Calidad del agua. 


c) Velocidad de la corriente


d) Exposición a las tormentas


e) Actividad humana en los alrededores


Por otro lado, si bien en el cultivo en jaulas hay aspectos que no pueden manejarse, existen algunos otros que son importantes como el mantenimiento de reproductores en estanques en tierra así como en hatcheries y salas de alevinaje. Estos puntos pueden sintetizarse de la siguiente manera: 

a) La toma de agua del canal general debe situarse en un lugar abierto y en donde el río no se encuentre encajonado. 


b) Los estanques deben diseñarse en sentido perpendicular al canal de abastecimiento de agua. 


c) La toma de agua así como el canal de abastecimiento primario deben asegurar un  caudal constante en cualquier época del año. 


d) Evitar los canales excesivamente largos para evitar cambios importantes en la temperatura en épocas invernales o estivales. En el caso de verse obligado a hacerlo tratar de asegurar que el agua circule a la máxima velocidad posible con el objeto de evitar éstos inconvenientes. 

e) Los estanques deben construirse por lo menos 1,20 m por debajo del fondo del canal de abastecimiento. 

f) Construir un solo canal de desagüe final de manera perpendicular a los estanques construidos y utilizar algún tipo de elemento filtrante. 

g) No re-utilizar el agua de descarte sino se posee un sistema de recirculación y purificación adecuado. Si se tiene una buena fuente de agua es mejor utilizarla una sola vez. 

h) Los circuitos de acceso al establecimiento y los galpones de servicios deben ubicarse alejados de los circuitos de agua. 

i) En lo posible construir los canales de abastecimiento en material y no hacerlos en tierra. 

j) Las entradas y salidas de canales deben estar construidos de manera tal que se impida la introducción de peces. 










Usted dirá que muchas de estas ideas, recomendaciones, observaciones o propuestas son muy simples, que son de sentido común... pues de eso se trata, de tener resuelto lo más simple, de no pensar que por simple no puede ser grave o negativo. En la próxima entrada hablamos del agua. Pero como en el texto hay citas bibliográficas, acá va la bibliografía de la guía:

Bibliografía
  • Acuerdo Junín de los Andes (1992). Reunión Técnica entre la Dirección de Pesca Continental de Río Negro, CEAN, Recursos Hidrológicos de la Provincia del Neuquén, Centro Universitario Regional Bariloche (UNCOMA) e Hidronor.
  • Arnold, H.; Pluta, H.J. & Braunbeck, T. (1996). Cytological alterations in the liver of rainbow trout Oncorhynchus mykiss after prolonged exposure to low concentrations of waterborne endosulfan. Diseases of Aquatic Organisms 25: 39-52
  • Barton, B.A. (1996). General biology of salmonids. En: “Principles of Salmonid Culture”. Editado por Pennel, W. & Barton, B.A. Elsevier, Amsterdam. Pp. 29-96.
  • Bassani, S. & Cavanna, L. (1989). Salmonicultura comercial en Alicurá. Potencialidad del embalse para la producción comercial de salmónidos en jaulas flotantes. Hidronor S. A. Cipolletti, Río Negro. Mecanografiado. Pp. 13.
  • Bell, S.M & Nash, C.E. (2008). Better management practices for net-pen aquaculture. En: “Environmental best management practices for aquaculture”. Editado por Tucker, C.S. & Hargreaves, J.A. Blackwell Publishing. Ames, USA. Pp. 261-330.
  • Beveridge, M.C.M. (1984). Cage and pen fish farming: Carrying capacity models and environmental Impact. FAO (Food and Agriculture Organization of the United Nations) Fisheries Paper 225. Roma, Italia: FAO Fisheries Department.
  • Beveridge, M.C.M. (2004). Cage Aquaculture. 3ra Edición. Blackwell Publishing, Oxford. U.K. 376 Pp.
  • Black, J.J.; Maccubbin, A.E.; Myersand, H.K. & Zeigel, R.F. (1988). Aflatoxin B1 induced hepatic neo-plasis in Great Lakes coho salmon. Bulletin of Environmental Contamination and Toxicology 41:742–745.
  • Boyd, C.E. (2005). Water use in aquaculture. World Aquaculture 36:12–13.
  • Boyd, C.E. (2008). Better management practices in international aquaculture. En: “Environmental best management practices for aquaculture”. Editado por Tucker, C.S. & Hargreaves, J.A. Blackwell Publishing. Ames, USA. Pp. 73-90.
  • Boyd, C.E.; Mcnevin, A.; Clay, J. & Johnson, H.M. (2005). Certification issues for some common aquaculture species. Reviews in Fisheries Science 13: 231–279.
  • Boyd, C.E.; Tucker, C.; Mcnevin, A.; Bostick, K. & Clay, J. (2007). Indicators of resource use efficiency and environmental performance in fish and crustacean aquaculture. Reviews in Fisheries Science 15: 327–360.
  • Clay, J.W. (2008). The role of better management practices in environmental management. En: “Environmental best management practices for aquaculture”. Editado por Tucker, C.S. & Hargreaves, J.A. Blackwell Publishing. Ames, USA. Pp. 55-72.
  • Colt, J.E. & Tomasso, J.R. (2001). Hatchery.water supply and treatment. En: “Fish Hatchery Management”. Editado por Wedemeyer, G.A. American Fisheries Society, Maryland, USA. Pp. 91-186.
  • Coutts, J., Robert, K., Frost, F. & Coutts, A. (2005). The role of extensión in building capacity: What works, and why. A review of extenssion in Australia in 2001-2003 and its implications for developing capacity into the future. RIRDC Publication No. 05/094. ISSN 1440-6845.
  • Danley, M.; Mazik, P.; Kenney, P.B.; Kiser, R. & Hankins, J. (2001). Chronic exposure to carbon dioxide: Growth, physiological stress responses, and fillet quality of rainbow trout. Aquaculture 2001: Book of Abstracts. World Aquaculture Society, Baton Rouge, USA. p 161.
  • Davies, P.E.; Cook, L.S.J. & Goenarso, D. (1994). Sublethal responses to pesticides of several species of Australian freshwater fish and crustaceans and rainbow trout. Environmental Toxicology and Chemistry 13: 1341-1354.
  • Daye, P.G. (1980). Attempts to acclimate embryos and alevins of Atlantic salmon, Salmo salar, and rainbow trout, S. gairdneri, to low pH. Canadian Journal of Fisheries and Aquatic Sciences 37: 1035-1038.
  • del Valle, A. E. (1990). Bases para la salmonicultura. CEAN-JICA. Editorial Hemisferio Sur S. A., Buenos Aires. Pp. 199.
  • Díaz, M.; Pedrozo, F. & Baccala, N. (2000). Summer classification of Southern Hemisphere temperate lakes (Patagonia, Argentina). Lakes & Reservoirs: Research and Management 5: 213-229.
  • Díaz, M.; Pedrozo, F.; Reynolds, C. & Temporetti, P. (2007). Chemical composition and the nitrogen-regulated trophic state of Patagonian lakes. Limnologica-Ecology and Management of Inland Waters. 37 28: 17-27.
  • Evans, D.H.; Piermarini, P.M. & Choe, K.P. (2005). The multifunctional fish gill: dominant site of gas exchange, osmoregulation, acid-base regulation, and excretion of nitrogenous waste. Physiological Reviews 85: 97-177.
  • Fairchild, J.F.; Allert, A.; Sappington, L.C.; Nelson, K.J. & Valle, J.A. Using accelerated life testing procedures to compare the relative sensitivity of rainbow trout and the federally listed threatened bull trout to three commonly used rangeland herbicides (Picloram, 2,4-d, and Clopyralid). Environmental Toxicology and Chemistry 27: 623-630.
  • Fairchild, J.F.; Feltz, K.P.; Allert, A.L.; Sappington, L.C.; Nelson, K.J. & Valle, J.A. (2009). An ecological risk assessment of the exposure and effects of 2,4-D acid to rainbow trout (Onchorhyncus mykiss). Archives of Environmental Contamination and Toxicology 56: 754-760.
  • FAO (2001). Aquaculture development. 1. Good aquaculture feed manufacturing practice. FAO Fisheries Department. Food and Agriculture Organization of the United Nations. Rome, Italy. Pp. 47. ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/005/y1453e/y1453e00.pdf
  • FAO (2009). The state of world fisheries and aquaculture 2008. FAO Fisheries and Aquaculture Department. Food and Agriculture Organization of the United Nations. Rome, Italy. Pp. 196. ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/011/i0250e/i0250e.pdf
  • Fikri, A.; Recai, T.; Hijran, Y.Y. & Oquz, K. (2000). Nephrocalcinosis in intensively reared rainbow trout (Oncorhynchus mykiss). Israeli Journal of Aquaculture 52: 111-117.
  • Fish Farming International (1999). Malformations related to heat. Fish Farming International 26: 22.
  • Guillaume, J.; Kaushik, S.; Bergot, P. & Métailler, R. (1999). Nutrition et alimentation des poissons et crustacés. INRA Editions, Versailles. Pp. 490.
  • Grøttum, J.A. & Beveridge, M.C.M. (2007). A review of cage aquaculture: northern Europe. En: “Cage aquaculture – Regional reviews and global overview”. Editado por Halwart, M.; Soto, D. & Arthur, J.R. FAO Fisheries Technical Paper. No. 498. Roma, Italia. Pp. 126– 154.
  • Halver, J.E. & Barrows, F.T. (2002). Fish Nutrition. 3ra edición. Academic Press. San Diego, USA. Pp. 824.
  • Halver, J.E. & Hardy, R.W. (2002). Fish Nutrition. 3ra edición. Academic Press. Pp. 824.
  • Hardy, R.W. & Barrows, F.T. (2002). Diet formulation and manufacture. En: “Fish Nutrition”. 3ra edición. Editado por J.E. Halver & R. W. Hardy. Academic Press. Pp. 824.
  • Haywood, G.P. (1983). Ammonia Toxicity in Teleost Fishes: a Review. Canadian Technical Report of Fisheries and Aquatic Sciences, 1177.
  • Ketola, H.G.; Smith, C.E. & Kindschi, G.A. (1989). Influence of diet and oxidative rancidity on fry of Atlantic and Coho salmon. Aquaculture 79:417–423.
  • Leitritz, E., (1963). Trout and Salmon Culture (Hatchery Methods). State of California, Dept. of Fish and Game. Fish Bulletin No. 107.
  • Levy, D.A., Northcote, T.G., Hall, K.J. & Yesaki, I. (1989). Juvenile salmon response to log storage in littoral habitats of the Fraser River estuary and Babine Lake. Canadian Special Publication of Fisheries and Aquatic Sciences 105: 82-91.
  • Liao, P.B. (1971). Water requirements of salmonids. Progressive Fish-Culturist 33: 210-215.
  • Lovell, R.T. (2002). Diet and fish husbandry. En: “Fish Nutrition”. 3ra edición. Editado por J.E. Halver & R. W. Hardy. Academic Press. Pp. 824.
  • Lowther, A. (2005). Highlights from the FAO database on aquaculture production statistics. FAO Aquatic Newsletter 33: 22-24.
  • Luchini, L. (2009). Antecedentes sobre la calidad sanitaria, en relación al cultivo de salmónidos: Lago Nahuel Huapi, embalses de Alicurá y Piedra del Águila. Dirección de Acuicultura. Subsecretaría de Pesca y Acuicultura. SAGPyA. Buenos Aires, Argentina. Pp. 108. http://www.minagri.gob.ar//SAGPyA/pesca/acuicultura/01=cultivos/01- especies/_archivos/000006- Salmónidos/090630_Antecedentes%20sobre%20la%20calidad%20sanitaria.pdf?PHPSES SID=23222385532b04e1655a1db7e6a60b60
  • Luchini, L. & Panné Huidobro, S. (2008). Perspectivas en acuicultura: Nivel mundial, regional y local. Dirección de Acuicultura. Subsecretaría de Pesca y Acuicultura. SAGPyA. Buenos Aires, Argentina. Pp. 98. http:// www.minagri.gob.ar/sagpya/pesca/acuicultura/06_Noticias/_archivos/081110_Perspectivas%20en%20acuicultura%20(nivel%20mundial,%20regional%20y%20local).pdf?HPSESSID=50ec7310fededc3d7cdb198fec66c98f
  • MacIntyre, C.M.; Ellis, T.; North, B.P. & Turnbull, J.F. (2008). The influences of water quality on the welfare of farmed rainbow trout: a review. En: “Fish Welfare”. Editado por Branson, E.J. Blackwell Publishing Ltd. Oxford, U.K. P.p. 311.
  • McDonald, D.G., Hobe, H. & Wood, C.M. (1980). The influence of calcium on the physiological responses of the rainbow trout, Salmo gairdneri, to low environmental pH. Journal of Experimental Biology 88: 109-131.
  • Mitchell, D.G., Chapman, P.M. & Long, T.J. (1987). Acute toxicity of roundup® and rodeo® herbicides to rainbow trout, chinook, and coho salmon. Bulletin of Environmental Contamination and Toxicology 39: 1028-1035.
  • Molony, B. (2001). Environmental requirements and tolerances of Rainbow trout (Oncorhynchus mykiss) and Brown trout (Salmo trutta) with special reference to Western Australia: A review. Fisheries research report # 130. Fisheries Research Division. Department of Fisheries. Government of Western Australia. Pp. 32.
  • Neuquén. Ley Provincial de Acuicultura #1996. http://www.neuquen.gov.ar/org/cean/LEY%20DE%20ACUICULTURA.pdf
  • NRC. National Research Council, USA (1993).Nutrient Requirements of Fish. National Academy Press, Washington. Pp. 124.
  • OIE (2009). Enfermedades de denuncia obligatoria obligatoria. http://www.oie.int/esp/maladies/es_classification2009.htm?e1d7
  • Phillips, M.J.; Beveridge, M.C.M. & Ross, L.G. (1985). The environmental impact of salmonid cage culture on inland fisheries: present status and future trends. Journal of Fish Biology 27 (SUPPL. 1): 123-137.
  • Randall, D.J. (1991). The impact of variations in water pH on fish. En: “Aquaculture and Water Quality”. Editado por Brune, D.E. & Tomasso, J.R. World Aquaculture Society, Baton Rouge. Pp. 90-104.
  • Randall, D.J. & Tsui, T.K.N. (2002). Ammonia toxicity in fish. Marine Pollution Bulletin 45: 17-23.
  • Randall, D.J. & Wright, P.A. (1989). The interaction between carbon dioxide and ammonia excretion and water pH in fish. Canadian Journal of Zoology 67: 2936-2942.
  • Read, N. (2008). Fish farmer’s perspective of welfare. En: “Fish welfare”. Editado por Branson, E.J. Blackwell Publishing Ltd. Oxford, U.K. P.p. 311.
  • Rérat, A. & Kaushik, S.J. (1995). Nutrition, animal production and the environment. Water Science and Technology 31: 1-19.
  • Resolución SAGPyA N° 1314 (2004). Normas que regularán la producción de organismos acuáticos vivos en los emprendimientos/establecimientos que se dediquen a la actividad de acuicultura. http://www.minagri.gob.ar/SAGPyA/pesca/acuicultura/04-Normativa/_archivos/080414_Boletin%20Oficial%2030.558%20(Resolución%201314-04).pdf