sábado, 4 de junio de 2011

Buenas prácticas de producción acuícola. Parte 6: lo que no mata, engorda...

De la Guía de Buenas Prácticas de Somoza y Núñez (2010)...

Establecimiento de programas de manejo y control de los alimentos y fármacos utilizados.
La comprensión y control de los programas de alimentación y la calidad del alimento son fundamentales para el establecimiento de Buenas Prácticas de manejo en cualquier establecimiento. Es sabido que el alimento que se oferta a los peces es el mayor costo en la operación de producción en jaulas y, dependiendo de la especie puede llegar a representar hasta el 60% del costo (Beveridge 2004; Rojas & Wadsworth, 2007). De esta forma el manejo eficiente de la alimentación debe dirigirse a reducir la pérdida de alimento y a optimizar su conversión.


En principio un aspecto que debe cuidarse es que el alimento que se utiliza debe estar formulado para asegurar una buena conversión, digestibilidad y retención de proteína, en términos de nitrógeno y fósforo en función de la especie que se cultiva. Los protocolos de alimentación deben diseñarse para minimizar el desperdicio del alimento y maximizar la utilización de energía (Beveridge, 2004; Grøttum & Beveridge, 2007).Además deben tenerse en cuenta los siguientes parámetros:

a) Estabilidad del pellet.
b) Flotabilidad.
c) Palatabilidad.
d) Niveles de energía.
e) Contenido de humedad.
f) Calidad de los ingredientes.

En nuestro país los alimentos balanceados para trucha utilizados en forma rutinaria son  producidos por compañías dedicadas a su elaboración y es a éstas a quien corresponde garantizar la calidad de los mismos. Sin embargo es importante que los responsables de la producción controlen el origen del alimento y verifiquen que las compañías productoras de alimentos observen procedimientos de Buenas Prácticas para la fabricación siguiendo protocolos establecidos (FAO, 2001).



Básicamente, los productores deben tener en cuenta que las plantas productoras de alimentos deben considerar los siguientes ítems:

a) Los ingredientes utilizados no deben contener plaguicidas, contaminantes químicos, toxinas o sustancias adulteradas y deben cumplir con los estándares internacionales para niveles de patógenos, micotoxinas, herbicidas, plaguicidas y otros contaminantes que puedan originar riesgos a la salud de los peces y del consumidor.
b) Los alimentos deben contener solamente componentes permitidos por las agencias reguladoras correspondientes. Estos compuestos incluyen aditivos, pigmentos, antioxidantes y medicamentos veterinarios aprobados para su uso en acuicultura.
c) Los alimentos deben estar correctamente etiquetados e incluir la lista de los ingredientes utilizados en su fabricación. La composición nutricional de los mismos, debe estar garantizada y ser la misma que la que se declara en la etiqueta.
d) Los alimentos deben estar registrados en el SENASA.
e) Las bolsas de pellets deben contener un porcentaje mínimo de micropartículas 

Si el alimento a ser utilizado en el cultivo cumple con estos requisitos, es decisión del productor la elección del tipo y la marca que considere mejor para su establecimiento.



De cualquier manera, una vez que el alimento llega al establecimiento, los responsables deben garantizar su almacenamiento de forma tal de evitar su deterioro o contaminación por problemas de manejo. En este sentido los puntos a tener en cuenta son los siguientes:

a) El depósito del alimento debe ser lo suficientemente amplio como para permitir el almacenamiento de las bolsas de alimentos en lotes definidos de acuerdo al tipo y a la fecha de compra. Debe mantenerse un registro de permanencia del producto en el lugar de almacenamiento.

b) El alimento debe utilizarse siempre antes de su fecha de vencimiento. En lo posible deberá evitarse adquirir alimentos con fecha de vencimiento cercana a la fecha de compra y utilización.

c) Independientemente de la fecha de vencimiento evitar en lo posible el mantenimiento en ambientes calurosos. En esas condiciones los lípidos contenidos en el alimento se tornan rancios y el moho que puede formase produce micotoxinas que pueden inducir lesiones tanto en el riñón como el hígado de los peces (Black et al., 1988; Ketola et al., 1989). Preferentemente el alimento debe almacenarse en lugares frescos y secos.

d) El establecimiento debe designar un responsable para el control y manejo del alimento que se brinda a los peces.

e) Las bolsas de alimento no deben almacenarse directamente sobre el piso del depósito sino sobre tarimas, evitando del contacto directo con las paredes con el objeto de prevenir que el mismo se humedezca durante su almacenamiento.

f) El alimento debe utilizarse de acuerdo a la fecha de elaboración para evitar la proliferación de microorganismos y posibles alteraciones en los valores nutricionales.

g) La manipulación de las bolsas de alimento y del alimento mismo debe realizarse con cuidado con el objeto de minimizar el daño que se le puede producir a los pellet y reducir la formación de partículas de pequeño tamaño que no serán consumidas por los peces. La producción de estas micropartículas no sólo aumentará los costos de producción sino también aumentará el aporte de nutrientes al medio ambiente. En función de este punto no se deben apilar muchas bolsas con el objeto de evitar que las que se encuentran en la base soporten peso excesivo y minimizar el manipuleo excesivo de las bolsas.

h) Descartar el alimento con fecha de vencimiento excedida o en mal estado en tierra a manera de compost, evitando sobrecargar de nutrientes el sitio elegido. Si el alimento tuviera alguna medicación incorporada seguir atentamente las instrucciones del fabricante. Nunca descartar alimentos vencidos, en mal estado o bien con el agregado de fármacos vertiéndolos directamente al reservorio de agua que sirve de sustento a la producción de peces.

Es absolutamente inevitable que la calidad de los ingredientes de un determinado alimento varíen aún cuando provengan de un mismo proveedor (FAO, 2001). De esta forma es importante protocolizar el manejo y distribución del alimento. Para ello, y como se dijera anteriormente, se debe designar un responsable dentro del establecimiento. Esta persona, además de controlar el almacenamiento y movimiento del alimento en el depósito debe estar atento, y llevar registro, al comportamiento de los peces ante un determinado alimento.

Se deberá llevar control de los siguientes parámetros que deberán estar debidamente documentados en planillas de control internas:

a) Fecha de compra del alimento, fecha de arribo y fecha de almacenamiento en el depósito (si esta fuera diferente a la de arribo).
b) Nombre, dirección y datos de contacto de la compañía elaboradora del alimento.
c) Tipo de alimento, cantidad de envases ingresados, número o identificación de los lotes y fecha de vencimiento de cada uno de los lotes.
d) Clave o código interno asignado a cada uno de los lotes almacenados.
e) Fecha de apertura y comienzo de uso de un determinado envase.
f) Registro del uso de cada envase en relación del número de jaula (estanque, raceway, etc) en donde se mantienen los peces.
g) Registro diario de las condiciones de temperatura y humedad del almacenamiento.
h) Reporte de la presencia de algún tipo de plaga o utilización de algún químico para su prevención y/o control.
i) Observaciones que pudieran considerarse de interés.
j) La planilla debe llevar siempre el nombre y la firma del responsable de la sección.

Alimentos medicados: Criterios de uso.

Es importante tener en cuenta que la mejor prevención de enfermedades se realiza a través del ejercicio de las Buenas Prácticas y de esa manera su utilización constituye una buena medida para el control de las enfermedades. A pesar que hasta el momento el estado sanitario de los peces que se encuentran en el embalse Alicurá es bueno, que no se han detectado hasta el momento evidencias de la existencia de las enfermedades de denuncia obligatoria: Septicemia Viral Hemorrágica Infecciosa (SVH), Necrosis Hematopoyética Infecciosa (NHI), Necrosis Hematopoyética Epizoótica (NHE), Necrosis Pancreática Infecciosa (NPI), Anemia Infecciosa del Salmón (AIS), Enfermedad Bacteriana Renal (BKD) y Piscirickettsiosis o Sindrome Rickettsial de Salmónidos (SRS) (OIE. Enfermedades de denuncia obligatoria, 2009; Dirección de Acuicultura, comunicación personal) y que los productores declaran no utilizar medicación en el proceso de producción de peces es importante mantener algunos criterios.
De esta forma, si en algún momento debieran utilizarse alimentos medicados se deberá solicitar autorización al organismo nacional (SENASA). Es importante considerar además que las plantas productoras de alimentos medicados deberán cumplir con los lineamientos que establece el Codex (Committee on Residues of Veterinary Drugs in Foods) y que el control en la administración de los mismos debe realizarse solamente cuando se tiene un diagnóstico correcto realizado por un veterinario o un especialista calificado en peces.


En una siguiente entrega, seguiremos compartiendo estas ideas. Hablaremos de los tipos de alimentos y las formas de alimentación... Como este es un blog continuamente actualizado, les comento que estamos teniendo una lluvia de cenizas del volcán Puyehue, que se puso inquieto en estos días...