viernes, 29 de julio de 2011

Todos los trasandinos con un ojo en el agua.

Al igual que de este lado de la cordillera, los hermanos trasandinos le han echado un ojo a la situación y sobre todo a la evolución del estado de las aguas continentales, en referencia específica a la calidad del agua para los peces. Esta noticia apareció en www.mundoacuicola.cl. 

Y dice:

Confirman que erupción del Caulle
ya ha afectado la cuenca de algunos
ríos 
Los lagos Puyehue, Maihue y Ranco, y los ríos Gol-Gol, Nilahue y Calcurrupe, han sido estudiados en terreno por el equipo de la
Universidad de Los Lagos (Fuente: U. Lagos). 

Fecha: 19/07/2011












Por varias semanas, la limnóloga doctora Norka Fuentes y el investigador René Carrasco, 
del Departamento de Acuicultura y Recursos Acuáticos de la Universidad de Los Lagos, 
han observado los parámetros físico-químicos en áreas litorales de ríos y lagos ubicados  en
 el sector del Cordón Caulle, donde se registraron erupciones recientes que han afectado 
a pobladores de comunidades aledañas.

Los lagos Puyehue, Maihue y Ranco, y los ríos Golgol, Nilahue y Calcurrupe, han sido 
estudiados en terreno por el equipo de la Universidad de Los Lagos. “Nos preocupó 
registrar un alza en la temperatura del río Nilahue y, a la par, un aumento en la 
cantidad de sedimentos que transporta este río junto con el río Gol-Gol. Lentamente, 
se han ido depositando importantes cantidades de piedra pome en los sectores de 
menor energía dentro de ríos y lagos del sector”, describe Norka Fuentes.

Y agrega que “lo que hemos evaluado en este estudio de reconocimiento, son los
 porcentajes y concentración de oxígeno disuelto, temperatura, pH, conductividad  
los nutrientes, tales como amoniaco, nitrato, fosfato, sílice y sulfuro, presentes en las
 muestras de agua, con el propósito de determinar la posible variabilidad de estos 
parámetros producto de la erupción volcánica”.


Con estos datos, pretenden construir una línea de base –a partir de datos propios- para
 futuros estudios de seguimiento. Por su parte, René Carrasco, explica que “hasta ahora 
hemos observado que no hay grandes cambios químicos dentro de los cuerpos de agua. 
Todo indica que los factores asociados se mantiene aún en los límites que permiten la
 vida acuática, no obstante existe deterioro en la cuenca de los ríos Gol-Gol y Nilahue”