jueves, 25 de agosto de 2011

Acerca del efecto de las cenizas sobre la pesquería y los ánimos patagónicos

Campos y Ríos, el tema de la pesca...  si le ponemos un potencial al título de la nota y seguimos avanzando...? La nota apareció en el diario regional Río Negro y surge a partir de un escrito producido por este bloggero. Aunque todo suma, hay que ser cuidadosos en cómo se dicen las cosas. 


Las cenizas no afectarán la temporada de pesca
00:28 25/08/2011
JUNÍN DE LOS ANDES (ASM).- Las cenizas volcánicas tendrán efectos sobre la ictiofauna, los ambientes pesqueros y la pesca deportiva, algunos de los cuales están en plena etapa de estudio por diversos organismos oficiales, pero en ningún caso comprometerán la próxima temporada de "fly casting" en la zona con cabeceras en Junín y la vecina San Martín.
Así lo anticipó a este diario el intendente juninense Rubén Campos, tras reunirse en Buenos Aires con el ministro de Turismo de la Nación, Enrique Meyer; el secretario de Turismo de la Nación, Daniel Aguilera; y el coordinador de promoción internacional de Turismo Aventura y Pesca Deportiva, Jaime Ríos.
En el encuentro, Campos se interiorizó de las acciones emprendidas en todo el mundo para difundir el hecho de que las cenizas del volcán Puyehue "no afectaron ni afectarán la pesca en la región", dijo Campos en diálogo telefónico con "Río Negro".
Al mismo tiempo, los funcionarios entregaron al intendente un informe realizado por la Universidad Nacional del Comahue. Este diario accedió a detalles del documento preliminar elaborado por el Grupo de Evaluación y Manejo de Recursos Ícticos; Centro Regional Universitario Bariloche y Universidad del Comahue. El informe lleva por referencia y título; "La erupción del volcán Puyehue. Algunas consideraciones respecto de la administración y manejo de la pesca deportiva, recreacional y recomendaciones para la temporada de pesca 2011/12".
El escrito puntualiza que se está estudiando en tiempo real los cambios producidos en el ambiente y sus impactos en las distintas comunidades biológicas de los cursos de agua de la región, con la participación de decenas de organismos provinciales, nacionales y académicos (entre ellos, el Centro de Ecología Aplicada del Neuquén, que ya está trabajando en un estudio similar en los pesqueros de la zona).
En ese contexto, se refiere a la pesca recreativa y deportiva y su administración en el corto, mediano y largo plazo, para avanzar luego en los posibles efectos del fenómeno para la ictiofauna. Apunta que puede haber mortalidad o posible mortalidad en los estadios tempranos de la vida de los peces, tanto de los salmónidos como de los que serán sus presas. Sin embargo, indica que la magnitud de esas mortalidades no se pueden aún cuantificar fácilmente.
La posible disminución del desove
Además, señala que la disminución en la abundancia de esta temporada de desove se notará dentro de varios años, cuando los peces nacidos hoy "entren" en la pesquería. La disminución en las abundancias puede mitigarse a través de siembras de peces, de manera que no sería un problema insoluble. Ha habido ya reportes de mortandad de peces, pero su número no es alarmante.
La disminución en el estado de bienestar de los peces, dada por la reducción de alimento producido por la caída de ceniza, es un aspecto importante, define el estudio, por cuanto de la recuperación de un buen estado físico, dependerá que los peces estén activos durante la temporada de pesca y tenga éxito la siguiente temporada reproductiva. Será en este caso el propio ecosistema el que deberá "reacomodarse" para recrear una nueva oferta alimentaria. Asimismo, los peces adultos podrían llegar a retener los desoves si no encuentran lechos adecuados, lo cual redundaría de forma negativa en su estado de bienestar general. Para los próximos años, la revisión y recuperación de estos ambientes -dice el escrito- será importante y una tarea posible que complementará siembras y otras intervenciones.
Los efectos sobre los salmónidos no se verán a corto plazo. En el caso de mortalidades de estadios tempranos de vida, se deberá estudiar el tema y hacer propuestas de modificaciones en la reglamentación vigente o efectuar acciones de mitigación.
De la misma manera se deberá trabajar, recomienda, en monitoreos de mediano y largo plazo, determinar cambios en los nutrientes dados en los cuerpos de agua y su repercusión en sus niveles superiores, como son los peces.