jueves, 1 de septiembre de 2011

Desarrollo acuícola brasileño: siguiendo a Lula.

Novedades del hermano mais grande do mundo...
Pero no os descuidéis, vecinos brasileños, porque en breve habrá tela local para cortar, porque en unos pocos días se presentará el capítulo de Acuicultura del PEA2 argentino y hay movimientos con respecto al proyecto de Ley nacional de Acuicultura.




Brasil, una apuesta latinoamericana

Mirada austral30 de agosto de 2011

Un gigante está despertando en Latinoamérica. Brasil promete convertirse en un actor relevante en acuicultura. Quienes estamos de una u otra forma relacionados con este mundo debemos observar su evolución. 
Por Lidia Vidal 
No se trata de que Brasil esté dando estos pasos por mera casualidad. Veníamos escuchándolo hace años; sin embargo, es en estos últimos años cuando esas posibilidades se empiezan a transformar en planes aplicados. El impulso está sustentado desde el Estado y la actual Ministra de Pesca y Acuicultura, Ideli Salvatti, está a cargo de su desarrollo heredando y reforzando un plan iniciado en la anterior administración.
Recientemente, anunció la construcción de una nueva sede de la Embrapa Pesca y Acuicultura en Tocantin, con una superficie de 4,500 metros cuadrados y 90 empleados, entre investigadores y personal administrativo; tendrá la doble misión de buscar soluciones tecnológicas para la pesca y la acuicultura de Brasil.
El compromiso declarado por el gobierno es transformar a Brasil en uno de los mayores productores de peces del mundo y lo están abordando desde distintos ángulos.
Se trata de un país en que los recursos estaban presentes, quizás no tanto en lo hídrico pero sí en sus zonas de mar con sus 7,367 km de costa. En tecnología, Brasil es un país que ha dado lecciones en Latinoamérica en ámbitos distintos de la acuicultura, tales como tecno­logías en equipamiento y maquina­rias para distintas industrias, entre ellas la de alimentos; también cuen­ta con una base de desarrollos bio­tecnológicos aplicados, con recursos en insumos para alimentación animal. Con todo ello ya hay mucho conocimiento y recursos humanos que pueden derivar en el desarrollo de esta nueva industria. Los recursos humanos y conocimiento de esas otras áreas son valiosos.
Y algo más, junto con enfrentar desarrollo tecnológico, programas de apoyo al desarrollo productivo y cambios en la estructura legal, también han planteado un ambicioso programa para el aumento del consumo de pescados y mariscos en su propio mercado. Ello refleja la inteligencia y madurez para enfrentar el desarrollo del sector. La propuesta no ha sido tímida El consumo per cápita de pescado en Brasil aumentó 40% en 6 años, hasta 9.03 kilos anuales por habitante en 2009, y las proyecciones buscan lograr un consumo per cápita de entre 20 y 30 kilos para 2020, lo que con 200 millones de habitantes significa una demanda de al menos 4 millones de toneladas de pescados y mariscos, siendo que su producción actual no llega a 1.5 millones de toneladas. Con ello cierran el círculo, generando una demanda importante para desarrollar un sector, al mismo tiempo de integrar productos sanos en la nutrición futura de su población.
Un ejemplo de mirada a futuro con sólidas bases.

Fuente: Panorama Acuícola agosto 2011