lunes, 30 de enero de 2012

Pesca en el Paraná, efectos posibles de la sequía

Y en relación con la entrada anterior, veamos lo que ocurre en Entre Ríos con los pescadores artesanales y la situación ambiental...
Está bueno para comenzar a pensar en cómo resolver que las posibles soluciones no lleguen demasiado tarde, no?


Ved:

Pescadores entrerrianos preocupados porque la sequía afectará su actividad

La bajante hoy facilita la captura pero a largo plazo incidirá en la reproducción. En cinco días finaliza la veda impuesta para la pesca comercial en Entre Ríos y Santa Fe.

01-27lr1801--CELINA MUTTI LOVERA
Para esta época los trabajadores del río esperan sacar especies como patí, mandubí, surubí y dorado. (Foto: C. Mutti Lovera)
  • valorar
A cinco días del levantamiento de la veda pesquera que rige en Entre Ríos y Santa Fe, los pescadores entrerrianos se muestran preocupados por la bajante del río (que ayer registraba 1,75 metro en Rosario y 2, 48 en Victoria), que indudablemente repercutirá en la actividad los próximos meses.
Los más experimentados señalan que si bien ahora se pueden capturar más piezas porque se localizan con mayor facilidad, la altura actual del río afecta la reproducción de los peces.
"Cuando está el río crecido, las larvas encuentran refugio en las lagunas e islas, pero al descender se convierten en presa fácil para las especies más grandes", explicó al diario Uno de Entre Ríos, Raúl, un trabajador del río del barrio Arenales de Paraná.
"Estamos esperando que se levante la veda porque el verano, junto con Semana Santa, son los mejores momentos para las ventas, y podemos ganar un poco más. Es como si fuese el aguinaldo del pescador", graficó Raúl.
Peces de primavera. "Esta es la época que deberían conseguirse lo que nosotros denominados peces de primavera, que son el patí, que permanece todo el año; el mandubí en sus tres variedades; el surubí, que está apareciendo en pequeñas porciones en algunos lugares del río, y el dorado.
También en esta temporada aparecen algunos ejemplares de pacú, de manguruyú y de salmón de río, además de los moncholos y amarillos", detalló el pescador paranaense, indicando además que "en verano también hay rayas, que pueden tener un gran tamaño, pero a nosotros se nos hace difícil apresarlas en nuestras embarcaciones y muchas veces hay que remolcarlas hasta la costa", acotó.
Merma. Se calcula que más de 2.500 familias viven de la pesca artesanal en la provincia de Entre Ríos, y hoy muchos no son muy optimistas en cuanto a su futuro laboral. Saben que la actividad tiene una merma considerable desde la aparición de los frigoríficos, y que por ahora seguirán condicionados por la demanda y los precios que establecen los acopiadores.
"En comparación con lo que era años atrás, se perdió un 70 por ciento del recurso. Del 30 restante, un 90 se exporta", indicó Luis Romero, quien se dedicaba a la pesca y hoy es guía de turismo alternativo en Entre Ríos. "También se perdió en calidad: antes se extraían piezas de 40 kilos y hoy apenas de 4. Si se saca un pez de 40 kilos se lo muestra como una gran noticia", observó Romero.
Dispares. Mientras en Santa Fe la veda a la pesca comercial comenzó en noviembre, en Entre Ríos arrancó recién el 20 de diciembre, y como un acompañamiento político a la medida santafesina.
El subsecretario de Planificación del Desarrollo y la Producción de Entre Ríos, Claudio Ledesma, dijo que "la veda se desarrolló con total normalidad y no detectamos infracciones en este lapso. Una vez que se levante la medida, el 31 de enero, viajaremos a Buenos Aires para reunirnos con los integrantes de la Comisión Nacional de Acuicultura y Pesca. El objetivo de este encuentro será evaluar cómo está el recurso y establecer cuál será el cupo de exportación para este año".
Ledesma manifestó al diario Uno de Entre Ríos que "este gobierno está decidido a promover acciones que favorezcan el fomento de la acuicultura. Será una política de Estado, ya que sabemos que el recurso ictícola es muy valioso en nuestra región".
Criaderos. Consultado sobre la posibilidad de implementar criaderos de peces en Entre Ríos, señaló que "será cuestión de evaluar si conviene y en ese caso se va a trabajar fuertemente para su desarrollo, aunque ya sabemos que el caso del sábalo no se cría en cautiverio".
En Paraná ya hay un emprendimiento privado de cría de pacú que "ha crecido mucho, aunque todavía no está produciendo para vender de manera masiva, ya que no tiene rindes como en otras provincias, debido al clima", añadió Ledesma, quien opinó que "en acuicultura está todo por desarrollarse, y dentro de esta política que nos planteamos que es necesario reinsertar a los pescadores", dijo el funcionario entrerriano.
Fuente: lacapital.com.ar de Rosario