viernes, 20 de abril de 2012

La maricultura rionegrina trabaja a paso firme para recuperar un recurso sobreexplotado

Navegantes, hay una noticia de interés respecto de la maricultura rionegrina, que pego acá abajo. Se refiere a la primera etapa de recuperación de bancos naturales de mejillón rubio del golfo san Maías. La noticia llegó vía facebook de CRIAR...  Encantado con la noticia, vea, en estas épocas no tan buenas...


 AVANCES DE CRIAR EN LA RESTAURACIÓN DE BANCOS SOBRE-EXPLOTADOS DE MEJILLÓN EN EL GOLFO SAN MATÍAS

El Criadero Patagónico de Especies Marinas CRIAR ha finalizado la primera etapa del proyecto de restauración de la población de mejillones rubios de El Sótano, una pesquería artesanal tradicional del golfo San Matías, llevada a su desaparición por sobrepesca. Para ello CRIAR cuenta con financiamiento de COFECYT y del Ministerio de Producción de Río Negro. La logística se basa en una asociación fructífera entre CRIAR y la empresa COTA CERO.


Durante el año 2011 el proyecto cumplió con el emplazamiento de dos líneas de 100 metros cada una sobre las que se instalaron en el mar a fines de agosto, 200 cuerdas colectoras. Estos colectores, suspendidos de líneas tendidas horizontalmente a media agua gracias a boyas y fondeos, se construyeron con red de pesca, un sustrato atractivo para las larvas de mejillón, las que se fijan a su superficie y allí se desarrollan creciendo hasta la talla adulta. Estos mejillones no serán cosechados sino que se dejarán crecer fijos hasta reproducirse o desprenderse naturalmente de las cuerdas y fijarse a los fondos. Las muestras de colectores tomadas en el presente mes de marzo demuestran que la cantidad de larvas disponibles en el mar es muy baja, lo que era esperable considerando la sobre- explotación de los bancos de mejillón tanto de la costa rionegrina como de la chubutense, cuyos vulnerables bancos han sido también sometidos a considerable presión pesquera en la última década. 

En El Sótano las cuerdas de captación han logrado niveles de alrededor de 250 semillas (de 2 cm de talla) por metro de cuerda. La segunda fijación de fines del verano fue muy densa estando las cuerdas repletas de mejillón de alrededor de 1,5 mm de talla (promedio: 28.000 por metro cuadrado). Los mejillones captados sobre los colectores deberán ser protegidos a fin de permitírseles la “refundación” del banco de El Sótano y con suerte de otros bancos sobre el sector noroeste del golfo San Matías. 
CRIAR ha cumplido asimismo con la segunda meta del proyecto: la producción de semillas en el criadero y su siembra sobre las líneas de cultivo y los fondos. En su primera etapa CRIAR produjo en la primavera del 2011 cuatro millones y medio de semillas, mediante fertilización in vitro y cultivo de larvas y posterior fijación en cuerdas de paño de red. La tecnología se desarrolló sin contratiempos y se logró la fijación masiva de semillas en octubre. El 15 de diciembre las cuerdas con semillas engordadas en criadero hasta los 2 mm de talla promedio fueron llevadas al área experimental de El Sótano y fueron colgadas de las líneas madre. Durante el verano se realizaron controles periódicos que constataron el buen comportamiento de las estructuras y un buen desarrollo de los animales. Los problemas del proyecto fueron el hurto en marzo de las dos boyas punteras tipo lápiz de una de las líneas, quedando esta línea (con colectores) semi-caída sobre el fondo. Afortunadamente la otra línea está en perfecto estado y sostiene las cuerdas de cultivo repletas de semillas de mejillón de alrededor de 2 cm de talla fijadas fuertemente a sus cuerdas (foto). Estos mejillones son producto de larvas cultivadas en criadero y su alta densidad sobre las cuerdas es producto de una manipulación técnica altamente exitosa.

El objetivo de este proyecto es “re-fundar” un banco que fue diezmado. El objetivo es favorecer a la pesca artesanal y la maricultura, poniendo al servicio de nuestros recursos y nuestra gente una tecnología compleja que a Río Negro le llevó tiempo y dinero desarrollar. El proyecto marcha con importantes éxitos parciales, y aún la semilla caída por la lamentable acción de sustracción de las boyas punteras servirá para sembrar los fondos. CRIAR seguirá adelante en la tarea de captación, producción de semillas en el criadero y siembras. Si la experiencia funciona, podrá ser replicada para restaurar bancos de mejillones en distintas provincias.

El mar es de todos, dejemos que sea también para todos, propone el equipo técnico-científico de CRIAR el que invierte su capacidad tecnológica en esta nueva línea de investigación aplicada para nuestro país.