jueves, 3 de mayo de 2012

Importación de pescados y mariscos: "crisis y oportunidad" o "seguí participando"?

He aquí una buena idea, navegantes, para combatir al demonio Moreno... un pescado nac&pop para un plato muy requerido en los hogares argentinos... hago comentarios más abajo...

Hagamos sushi con bagre sapo

(FNM) La Secretaría de Comercio Interior de la Republica Argentina comandada por el Licenciado Mario Guillermo Moreno ha restringido, si bien no de forma explícita, el otorgamiento de los permisos para la importación de pescados y crustáceos, siendo uno de los más afectados el salmón chileno.
Lo que parece ignorar la mencionada repartición pública es que el salmón chileno o salmón rosado o salmón Coho, como se quiera llamarlo, es insustituible. En el caso del mejillón chileno, se puede reemplazar con mejillón nacional, pero no existe salmón nacional.
El mal denominado comercialmente salmón blanco nada tiene que ver con los salmones, su especie es Pseudopercis Semifasciata.
Para comprender el impacto de esta medida restrictiva debemos saber que en la producción de sushi y en muchos de los platos de la cocina japonesa y peruana es necesario el uso del salmón rosado, y que además Buenos Aires es líder en Latinoamérica en gastronomía fina, de la cual el sushi es uno de los principales elementos.
Este tipo de medidas, entre otros tantos efectos,  afecta al turismo internacional, negocio que ingresa los preciados dólares a la Argentina, aparentemente necesitada de ellos. Si continua la medida, los turistas que hasta ahora venían a la Argentina quieren comer sushi de salmón, deberán cruzar el Río de la Plata hasta  Montevideo a poder disfrutarlo.
Entre los otros efectos o consecuencias que esta medida ha desatado, está el incremento del precio del salmón fresco en las pescaderías. Es cierto que tal vez su incidencia en el índice de precios que mide el cuestionado Indec sea menor o nula, pero quien quiera disfrutar de salmón fresco en filetes, se deberá pagar no menos de 160 pesos por kilo, si es que lo consigue en algún negocio.
Otra consecuencia de la medida es que por lo menos ya equiparó el precio al del Pulpo Español, otro de los productos que estaría prohibido, si se mantiene la medida actual.  Aclaremos que, al igual que sucede con el salmón rosado, tampoco existe un pulpo nacional equivalente al español, sino únicamente una especia a la que de denomina pulpito y que se pesca en forma casi artesanal en el litoral patagónico, de calidad y tamaño muy inferior al ibérico.
Para aclarar un poco a los lectores todo este tema, haremos un breve descripción del comercio argentino de estos productos.
Como bien publicitan algunos funcionarios, aunque no sea esto un mérito que pudiera atribuírseles, Argentina exporta productos pesqueros por un valor aproximado de 1200 millones de dólares anuales, siendo  las importaciones de estos mismos productos mínimas, con escasamente unos 50 millones de dólares. Es decir, la balanza comercial de productos pesqueros en Argentina es ampliamente superavitaria en unos 1.150 millones de dólares.
Pasamos a detallar las importaciones pesqueras:
Importaciones productos pesqueros en Argentina – Evolución
Pescados y crustáceos, moluscos y demás invertebrados acuáticos - Total FOB, en USD por año
Países de procedencia
2007
2008
2009
2010
2011
2012
Chile
15.157.144
17.996.510
20.468.902
29.166.917
  32.994.867  
3.633.991
España  
2.208.882
2.491.804
1.580.752
2.603.663 
  4.087.827
223.344
Brasil
2.827.201
2.480.328
1.604.556
1.100.129
  1.490.906
418.383
Ecuador
806.664
1.659.060
2.038.380
2.289.648
  2.614.003
347.855
Especies:
Desde Chile se importa salmón y bivalvos (mejillón, choritos, almejas), de España pulpo y calamaretes (loligo), de Brasil básicamente atunes y de Ecuador langostino Banamei y tentáculos, tubos y anillas de potón (Dosidicus Giga).
De las exportaciones chilenas a la Argentina el 75% lo constituye el salmón
La palabra "salmón" parece haberse ganado su puesto en la terminología popular para referirse indistintamente a truchas y salmones, como se identifican formalmente. Sin embargo, la industria de producción de salmón mediante la acuicultura, fuertemente desarrollada en Chile en las últimas décadas, ha permitido que algunas especies de verdaderos salmones, originarios del Hemisferio Norte, se hayan establecido libremente en aguas de la X y XI regiones de Chile. Los salmones en Chile.
El origen de esta especie se debe a la industria salmonera internacional y su desarrollo intenso desde los '80. Su éxito comercial ha sido tan grande, que hoy Chile es el principal exportador de salmón mundial con dos especies exóticas el Salmón del Atlántico (Salmo salar) y el salmón del Pacifico o salmón Coho.
La trucha de producción nacional argentina  de acuicultura nada tiene que ver con los salmones, lo más cercano que tenemos al salmón es el denominado salmón encerrado que se captura salvaje en algunas lagunas encadenadas de la Provincia de Santa Cruz, pero es un volumen muy pequeño únicamente  para consumo regional.
Esperemos que lleguen estas líneas a quienes deben decidir sobre las autorizaciones de importación de productos pesqueros, para que reflexionen sobre la implicancia de la medida.
En caso que la medida persista, preparémonos a comer sushi  nac&pop  hecho con sábalo crudo o bagre sapo, que tendrán un sabor muy especial, pero nos dejará con la satisfacción de no haber contribuido a alterar, con nuestra preferencia alimenticia por el sushi original, la economía nacional
25/03/12
FUNDACION NUESTROMAR


Ahora yo, el bloguero...

Más allá de lo fundamentado de la queja por parte de quien gana su dinero con el negocio de la importación y de la fina ironía del autor de la nota (me parece que no es muy nac&pop en su visión del tema), esto no debiera ser una oportunidad para el sector acuícola argentino (sea nac&pop u oligarca?). Será cierto lo que dice esta nota: el salmón chileno es "insustituible"? Será cierto que el turismo internacional viene a dejar sus dólares en Buenos Aires para comer sushi??? Y el asado criollo? y las milanesas???
Pero para hacer bien las cosas y hablar luego con fundamento, estoy esperando respuesta a una consulta hecha a la gente de la Secretaría de Comercio Interior acerca de cuales son estas restricciones que menciona la nota, incluso si son las mismas restricciones para importar productos del Mercosur o de otros orígenes. En tanto, la nota dispara varias preguntas que uno se puede hacer. Yo me hago algunas, ustedes navegantes pueden sumar las propias.
Y yo me pregunto:
1) es el salmón chileno insustituible de veras?. Si como dice la nota en Argentina salmón y trucha se identifican como "salmón", porqué no plantear el producto "trucha" como alternativo? O el sabor y características del producto son tan distintas?. No digo que haya que pasar trucha por salmón, obviamente... 




2) el "salmón chileno" incluye dos especies. Han habido  experiencias de cultivo de esas  especies en Argentina, a nivel muy experimental que no han prosperado por las características ambientales de los sitios elegidos. Pero existe la tecnología para cultivos en sitios complicados, pero que tiene mayores costos. Será solo esta cuestión de los "mayores costos" la que limite la actividad en Argentina?

3) la nota habla de "lo más cercano al salmón", y menciona al salmón encerrado de Santa  Cruz. Se trata, según la Fundación Nuestromar, de Salmo salar en su variedad que no migra al mar. Salmo salar es el salmón del Atlántico, que es la especie de mayor volumen de cultivo en Chile. Pero a los efectos de las características como producto, se debe parecer más a nuestras viejas y queridas truchas, porque vive y se alimenta en agua dulce. Hay experiencias de cultivo extensivo en las lagunas de la meseta de Strobel, en Santa Cruz, pero con trucha arco iris y alimentación natural. No será la hora de ese producto?

4) y por último, el sushi de salmón es solo una de las posibilidades. Porqué no probar con nuevos productos? hay experiencias de cultivo de bagre en el país, también de pejerrey, tilapia, carpa, pacú, junto con otras experiencias... Esto sin contar los productos de la pesca. Muchas de estas especies son ya productos impuestos en diversos mercados. No era necesario "ridiculizar" la situación (de paso, el bagre de cultivo en Argentina tiene como nombre "marketinero"  bagre randiá, por cierto menos piantaclientes que bagre sapo o bagre negro), tal vez estaría bueno explorar las posibilidades... 

Esperando poder seguir esta discusión, acá os dejo la inquietud.