jueves, 24 de mayo de 2012

Premian un sistema para mejorar la cría de peces creado por dos estudiantes

Otra buena noticia de desarrollo tecnológico aplicado a la producción, esta vez de tilapia, por estudiantes del industrial Huergo (ciudad de Buenos Aires). Y pensar que uno de los "productos" del modelo de desarrollo de nuestro país en la década del 90 fue la destrucción de la educación técnica...


Premian un sistema para mejorar la cría de peces creado por dos estudiantes

Noticias del día24 de mayo de 2012
Dos ex alumnos de una escuela técnica porteña lograron integrar varios servicios de monitoreo.
USA: Las expectativas con las que Sebastián Alonso y Martín Volpe subieron al avión hace una semana se cumplieron el viernes pasado, cuando sus nombres resonaron en el centro de convenciones de la ciudad estadounidense de Pittsburgh, donde finalizó la Feria Internacional de Ciencia y Tecnología Intel-Isef.
Tras una semana de competencia, en la que defendieron su trabajo ante alrededor de una decena de jurados especializados, los dos ex alumnos (egresaron el año pasado) de la EET N° 9 Ingeniero Luis Huergo obtuvieron el cuarto puesto en la categoría Ingeniería Electrónica y Mecánica por el desarrollo de un sistema de tratamiento del agua y engorde de una especie de peces "ideal para el consumo humano", la tilapia.
"Nuestro proyecto satisface una necesidad actual de los productores que se dedican a esta especie en un mercado que crece al 8,5% anual. Comprobamos que el sistema se podría aplicar a cualquier especie", explicaron Sebastián y Martín a LA NACION días antes de su viaje.
Junto a ellos, el profesor Edgardo Vázquez, del Club de Ciencias del Huergo, repasaba cada detalle de la creación que vio surgir. "Yo los ayudaba con la parte de electrónica y ellos me enseñaban sobre peces -dijo el docente-. Es muy motivador. ¡Ellos me hacían trabajar a mí, no yo a ellos!"
El objetivo que se propusieron los dos estudiantes, que actualmente cursan en la UBA el CBC para seguir la carrera de ingeniería informática, fue crear un sistema que les permitiera a los productores aprovechar mejor el agua y, a la vez, mejorar el engorde de los animales. En el proceso, se informaron, visitaron a productores, hicieron las pruebas necesarias para comprobar si el sistema funcionaba, realizaron los ajustes que recomendaban los productores, atendieron las devoluciones de la bióloga que controló todo el proceso y hasta construyeron su propia pileta de criadero... ¡en la casa de Martín!
Finalmente, el proyecto se materializó en un equipo capaz de monitorear la temperatura, el oxígeno y el pH del agua de las piletas de cría. Lo innovador, según coincidieron Sebastián y Martín, es haber logrado integrar un conjunto de servicios de monitoreo que se puede seguir en tiempo real vía Internet o por celular. Además, es posible que futuros inversores sigan online el estado de la producción o que los productores puedan analizar gráficos de tendencias o pronosticar posibles problemas. Su costo es de unos 25.000 pesos. Y según estimaron sus dos desarrolladores, "la inversión se recupera en dos años".
Pero estos dos porteños no fueron los únicos que representaron al país entre 1500 estudiantes secundarios de 70 países. El "sub 19" argentino estuvo integrado por otros diez alumnos de Entre Ríos, Chaco, Santa Cruz y Santiago del Estero. Todos ellos ganaron el año pasado la Feria Nacional de Ciencias.
Las entrerrianas Vanesa Vaccaretti Fernández y Micaela Soave (Escuela N° 5 de Hernández) compitieron "con muchas expectativas de la reacción" que causaría su estudio sobre los trastornos psicológicos que padecen los veteranos de Malvinas. Sus coterráneos Francisco Rodríguez y Oleg Tamansky (EET N° 2 de Gualeguaychú) desarrollaron Cuidatronic, un sistema electrónico que ayuda a los cuidadores de enfermos o adultos mayores, por ejemplo, a administrarles los medicamentos sin errores.
Carolina Billaud y María Josefina Nazario (Colegio Belén de Santiago del Estero) crearon una baranda móvil que se adapta a las de las escaleras y permite que los adultos mayores combinen la fuerza de las piernas con la de los brazos para poder subir. Edgardo Gauna y Emanuel Romero Azcona (EET N° 2 de Barranqueras) diseñaron un aparato que emite aire frío y caliente que funciona con energía solar o eléctrica.
Los santacruceños David Perea y Fredi Vallejos (Industrial N° 1 de Caleta Olivia) le dieron un uso inesperado a las cenizas que dejó la erupción del volcán Puyehue. Mezcladas con arcilla y el alga parda de la zona, crearon una película biodegradable tan resistente como soluble con la que podría desde envolverse alimentos hasta incorporarle antibacterianos para colocar sobre una herida debajo de las vendas.
El premio argentino, que consta de 500 dólares, se sumó a los cinco que obtuvo la delegación de Brasil de los 12 otorgados a los chicos de los nueve países de América latina que participaron. Uruguay, Costa Rica y Chile también fueron premiados.
Fuente y foto: Nuestromar.org