sábado, 27 de octubre de 2012

El futuro de la acuicultura en Uruguay: vamo´arriba la celeste!!!

Noticia claramente rioplatense!!! (palabrita usada por los tangueros cuando se trata de decir que un uruguayo tiene éxito...)
En principio la nota habla de pesca marítima uruguaya, pero cuelgo la nota porque también habla de acuicultura oriental. esturiones y cultivo de sábalo en arroceras parece que será el camino.
La DINARA es la Dirección Nacional de Recursos Pesqueros, en cuya página de la web hay información de interés para los acuicultores uruguayos y para quienes piensen en invertir en la actividad allí...


AGRO - DANIEL GILARDONI, DIRECTOR DE LA DINARA

"El futuro de la pesca en el país pasa en buena medida por el desarrollo de la acuicultura"

El entrevistado dijo que "parte de la flota eligió irse a países que tienen controles más laxos, Uruguay tiene un compromiso muy fuerte en cuanto al combate a la pesca ilegal y a mantener el estatus sanitario”

¿Qué balance puede realizar de la actividad pesquera en el país?
Al sector hay que analizarlo en dos partes, el de la pesca extractiva que ha sido lo más tradicional y lo que es la acuicultura, una realidad que fue ganando tal peso que el 50% del pescado que se comercializa en todo el mundo procede de la acuicultura, siendo el pescado uno de los bienes que más se comercializan en el mundo, lo que le da a la acuicultura un gran valor. El sector pesquero extractivo sufre algunos problemas. En primer lugar no tiene el país una zona económica exclusiva de pesca, cosa que otros países sí tienen, así las mayores capturas de Uruguay se dan en aguas compartidas con países vecinos o en aguas manejadas por organizaciones internacionales. Eso hace que no pueda aspirar en general a mejorar las capturas de las especies tradicionales –merluza, pescadilla y corvina–, que además están en un punto de máxima explotación. Para la merluza, por ejemplo, se está elaborando un plan de manejo para su recuperación en la Comisión Técnica Mixta de Frente Marítimo entre Argentina y Uruguay. Igual hay oportunidades, como la pesquería de atún, aunque a la vez hay un contexto desfavorable por la crisis en Europa, destino de buena parte de nuestras capturas, las compras y los precios cayeron mucho y eso incide en otros mercados, como África y Rusia. Hay unas cuantas complejidades que, en algunos casos, esperamos se comiencen a recuperar al inicio del año que viene para la colocación de corvina, con un horizonte más complicado para la merluza.

Desde 2008 creció el ingreso de divisas y en 2011 llegó a US$ 234 millones, ¿qué sucede en 2012?
Lamentablemente esa tendencia no se podrá mantener. En 2011 hubo un crecimiento importante, pero con suerte en 2012 vamos a estar en el orden de los US$ 200 millones, sobre todo por lo que sucede en los países del Mediterráneo.

Durante 2010 y 2011 crecieron las capturas y, a la vez, cayó el volumen de la flota pesquera...
Nos gustaría que la flota crezca, pero la coyuntura para inversiones en el sector es mala y además el uruguayo no es muy proclive a invertir en la pesca, por lo general se trata de inversiones fuertes y con bastante riesgo, aprontar un barco para pescar atún, donde se han concedido cupos, en una campaña de dos o tres meses en aguas lejanas, en el Atlántico fuera de las zonas jurisdiccionales de Uruguay, supone una inversión entre combustible, artes de pesca, carnada y tripulación de más de US$ 500 mil. Esas inversiones solían llegar desde otros países que hoy están afectados en todo el tema crediticio, eran por ejemplo inversiones españolas. Por otro lado parte de la flota cayó cuando desde la administración pasada se comenzó a realizar un control de pesca más exahustivo y parte de la flota eligió irse a países que tienen controles más laxos, Uruguay tiene un compromiso muy fuerte en cuanto al combate a la pesca ilegal y a mantener el estatus sanitario. También hay un tema de competitividad: pescar en aguas internacionales implica tener en cuenta que a veces en otros países los salarios son muy menores y tienen cuatro o cinco flotas operando, países que en algunos casos destinan más de US$ 800 millones a subsidiar su flota pesquera que operaba lejos de sus costas.

Me habló hace un instante del creciente valor de la actividad acuícola... ¿es posible un fuerte desarrollo en Uruguay?
Por suerte acá tenemos otro tipo de producciones que generan muchísimo empleo e ingreso de divisas, pero creo que es una verdadera área de oportunidades, el futuro de la pesca en el país pasa en buena medida por el desarrollo de la acuicultura, hay nichos de producción que seguirán aumentando. Hasta hace un par de años Uruguay era el único país en el hemisferio Sur que producía esturión de cultivo, con un caviar de nivel excelente. La empresa que está en Baygorria ha triplicado sus inversiones y producciones, tenemos otra iniciando sus operaciones en San Gregorio de Polanco y una tercera comenzando en la zona de Andresito. En un futuro no muy lejano cruzaremos cualquier puente sobre el Río Negro y veremos jaulas con cría del esturión. Y hay otras oportunidades relacionadas con los embalses de riego, estamos trabajando con Brasil, hay inversores diseñando proyectos, alguno aprobado por Dinara ya, para cultivar alevines de sábalo en represas del Norte para el riego de arroz. En un par de años se piensa producir 500 toneladas al año para abastecer a una planta en la ciudad de Salto.

¿Qué sucede con el consumo de pescado?
Está estacionado, se consume mucho más en Montevideo que en el interior y a la vez es mayor entre quienes tienen ingresos más altos. El promedio en el país es de unos 8 kilos per cápita al año, es mayor que el de algunos países de la región, pero es un producto que debería estar más presente en las mesas, aceptando que hay acá una tradición por las carnes rojas y lo difícil que es cambiar los hábitos. El año que viene vamos a promover la difusión de los muchos beneficios que tiene comer pescado y lo haremos a nivel escolar para ir generando un cambio.

La ficha

Rolando Daniel Gilardoni Avalle nació el 10 de diciembre de 1974, en Montevideo. Es casado con Mónica Dos Santos, tienen dos hijas: Jimena de 28 años y Mariana de 26. Es doctor en Medicina y Tecnología Veterinaria, egresado de la Udelar. Es hincha de Defensor Sporting.