lunes, 23 de mayo de 2016

La Economía Azul: no es un tema de daltonismo!!


Resultado de imagen para pitufosUna nota de la página de la Red Mexicana de Acuicultura, que bien vale para el desarrollo de nuestra propia experiencia de pensar y ejecutar una visión de la maricultura, cuestión que se discute por estas épocas en el seno del proyecto estratégico Pampa Azul.







Economía Azul: integrando a los ecosistemas marino – costeros a la ecuación
El mundo no es el mismo hoy que ayer; afortunadamente, nos hemos dado cuenta que nuestra economía por un lado...


El mundo no es el mismo hoy que ayer; afortunadamente, nos hemos dado cuenta que nuestra economía por un lado, depende de los recursos naturales y culturales, pero también hemos identificado que estos mismos recursos pueden ser generadores de economía, dando paso a lo que llamamos la economía de los colores.
Entre estos nuevos enfoques de desarrollo, encontramos por supuesto la economía verde, que consiste en valorar los servicios de diferentes ecosistemas, reconocer que juegan un papel crucial en el desarrollo y generar beneficios a través de su protección; claro ejemplo, los esquemas de pago por servicios ambientales por conservación de bosques y selvas en varias partes del mundo (venta de bonos de carbono), o el posicionamiento de destinos sustentables como el caso de Costa Rica, Nueva Zelanda, Panamá, Colombia entre otros.    
Otro de los “nuevos” conceptos que cada día tomar mayor auge es la economía naranja o también conocida como industrias creativas, que tiene como base la valoración de los recursos culturales tanto materiales como inmateriales de una ciudad o país, y logran generar una economía a partir de su aprovechamiento; un claro ejemplo a nivel internacional es Perú, con el tema de la gastronomía, y a nivel nacional Guanajuato, que se ha posicionado como uno de los destinos que mejor aprovechan su patrimonio, no solo para traer turismo, sino generar industrias relacionadas con la bebida, la comida y el aprovechamiento de sus atractivos culturales.
Hoy, un nuevo concepto viene a la mesa y resulta de gran importancia para México, pero en especial para Quintana Roo: la economía azul. FAO define a la economía azul como “un enfoque racional para el manejo sostenible, integral y socioeconómico de los océanos y costas dirigido a las pesquerías, acuacultura, los servicios ecosistémicos, el mercado y la protección social de las comunidades ribereñas”. En otras palabras, aprovechar de forma racional los recursos costeros y, a partir de su uso responsable y valorización, generar una nueva economía.
Y es que imagine usted que  cuando el turismo vino a esta zona, en los años 70’s, la apuesta fue desarrollar Cancún a partir del aprovechamiento de sus atractivos para generar desarrollo regional, empleos, divisas y otros; hoy, podemos aprovechar la diversidad de recursos biológicos del estado para apostar por una nueva economía permitiendo al mismo tiempo su conservación.
¿No sería magnífico, por ejemplo, que se generaran empleos para la protección de ecosistemas prioritarios y restauración de los mismos? ¿O que tal que podamos aprovechar la fuerza mareomotriz para generar energía y dejar de depender de los combustibles fósiles? ¿O que se apostara por el ecoturismo en las zonas costeras como una manera de generar empleo y bienestar para las poblaciones locales? ¿O que los empresarios pudieran integrar a sus estrategias de sustentabilidad la creación de áreas protegidas privadas y que los turistas y residentes tuvieran acceso a ellas para programas de educación ambiental? ¿O que, como ya sucede con bosques y selvas, pudiéramos medir la captura de carbono en los manglares y vender bonos de carbono que ayuden a conservar y restaurar estos importantes ecosistemas? ¿O consolidar la comercialización de las especies marinas que se pescan de forma sustentable?
Suena bien, ¿cierto? Pues la economía azul es el futuro, e instituciones como el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, a través del Programa de Liderazgo en el Sistema Arrecifal Mesoamericano, están innovando y trabajando ya en poner el tema en la agenda estatal y en los demás países que compartimos el Sistema Arrecifal Mesoamericano.
Este 2016, al menos 12 líderes jóvenes de México, Guatemala, Honduras y Belice estarán trabajando en proyectos relacionados con la economía azul, esperemos que empresarios, autoridades, organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos podamos sumarnos a este esfuerzo que, sin duda, representa grandes oportunidades para el futuro de Quintana Roo.