jueves, 19 de mayo de 2016

Parafraseando al capítulo acuícola de Les Luthiers... "Usted biomoléculas o vió moleculas...???"


Nota de sumo interés aparecida en la página colombiana agronegocios.co. Para una descripción detallada del tema del uso de biomoléculas, puedes consultar el sitio
http://www.alimentosargentinos.gob.ar/HomeAlimentos/Tecnologia/tecnologia/Ficha_07_PeliculaComestible.pdf, 
que incluye una buena descripción del tema.

CON BIOMOLÉCULAS PROLONGARÁN LA VIDA ÚTIL


Estudiantes de la Universidad Nacional del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos (Icta) en el marco del proyecto financiado por Colciencias crearon biomoléculas conservantes, con el fin de utilizar compuestos naturales que alarguen la vida de productos como nuggets, luncheon fish y filetes obtenidos de la cachama, el yamú, el bocachico y la tilapia. 
Para los recubrimientos comestibles hechos con base de moléculas se utilizaron compuestos extraídos de la microbiota natural, un polímero de quitosano que se obtiene de las corazas de los crustáceos, además se empleó aceite esencial de laurel y extracto de propóleo, que impiden la actividad microbiana y son antioxidantes, para que de esta manera la vida útil de los productos se mantenga por más de 15 días.
Según el profesor Héctor Suárez Mahecha, Ph. D. en Ciencia de Alimentos, “el recubrimiento es un sistema en el cual se adicionan componentes que se pueden consumir con el alimento”.
Por su parte, frente a los tres nuevos productos en los que se usarán las biomoléculas, Andrea Paola Rodríguez, estudiante de la Maestría en Ciencia y Tecnología de Alimentos manifestó que “los filetes de pescado fueron sometidos a tratamientos mecánicos y físicos para las espinas. Los demás productos fueron nuggets y luncheon fish de cachama, una especie de jamoneta que se puede consumir en sándwiches, sofreír o comer cruda”.
Así pues, estos conservantes que evitarán el uso de químicos en estos productos, se usan sumergiendo el alimento en los extractos etanólicos de propóleos y aceite esencial, los que crean una capa que se convierte en la barrera de protección para el alimento seleccionado.
Los estudiantes durante este estudio también identificaron compuestos que protegen a las especies vegetales de los efectos nocivos de los rayos solares y los aplicaron al recubrimiento comestible de protección que es elaborada con carbohidratos y alginatos, polímeros orgánicos. Con las biomoléculas como conservantes el uso de químicos se reduce.