lunes, 16 de enero de 2017

De los extraños eventos de mortalidad de pejerreyes en la laguna Carrilaufquen, provincia de Río Negro; oportunidad para pensar...

Notas del diario regional Río Negro de enero de 2017. Dado que conozco el ambiente porque he trabajado con sus peces durante un tiempo, cuento la historia y comparto algunas reflexiones sobre la necesidad de realizar un manejo cuidadoso de los ecosistemas cuando se involucran introducciones de nuevas especies, programas o acciones de explotación o manejo, deseos de algunos que no se cumplen y corolarios de la ley de Murphy. Las notas del diario incluyen algunas especulaciones que son un tanto forzadas (mortalidad de una especie pero no de la otra, por caso... es que no sabemos si "la otra" especie está allí todavía) pero dan mucha información que de otra forma no es de fácil acceso, por ejemplo la siembra de truchas a fines de 2015.

Resultado de imagen para mapa laguna carrilaufquenEste es uno de los cuerpos de agua en los que se desarrollaban, hace ya algunos años, una pesquería comercial artesanal de pequeña escala basada en el pejerrey patagónico y que abastecía de pescado a la comunidad de Ingeniero Jacobacci, con algún excedente que iba a otras ciudades. Resulta que la laguna (o más bien la cuenca, que incluye otros cuerpos de agua) fue sembrada por primera vez con truchas en la década de 1940, promediando el siglo pasado. La idea era fundar una pesquería deportiva para la población local. Estas siembras mas o menos periódicas fueron desarrolladas por la Dirección de Pesca de Río Negro hasta la década de 1980. Pero desde fines de la década anterior comenzaron a sembrarse pejerreyes provenientes de la Estación Hidrobiológica que la provincia de Río Negro tenía operativa en el embalse Lago Pellegrini, en la localidad de Cinco Saltos. En el lago Pellegrini hay pejerrey patagónico, pejerrey bonaerense (dos especies emparentadas, pero distintas) y sus híbridos, que son fértiles. Es decir que a los cuerpos de agua de la estepa rionegrina fue introducido un "combo" de pejerrey. El objetivo era que las truchas tuvieran presas de mayor tamaño (que redundaría en mayor crecimiento de las mismas) y en poner a disposición del pescador otra especie que podría tener buena aceptación.

Pues no...

Resultado de imagen para pescado muerto dibujoLas lagunas de la zona son más propicias para pejerrey que para salmónidos (antes de las siembras no había fauna íctica de ningún tipo) y por eso, al cabo de un tiempo había poblaciones superabundantes de pejerrey, las características del agua se hicieron aún más inapropiadas para los salmónidos y ninguna de las dos especies constituían un atractivo para el pescador. Allí nace la iniciativa de un acuicultor local, que comenzó la explotación pesquera que comentara más arriba, que lo llevó a resolver cuestiones como construir una pequeña planta de faena, definir la estrategia de explotación, entrenar pescadores locales y ocuparse de la comercialización en un pueblo poco habituado a consumir pescado. Al cabo del tiempo, la explotación se discontinuó y ya no hubo pejerreyes de Carrilafquen disponibles...

Mas tarde aún, la laguna se secó, entre otras cosas por un período largo sin lluvias pero también, según comentan algunos lugareños, por usos no regulados del arroyo Maquinchao (que alimenta la laguna Carrilafquem), por parte de algunos ribereños. 

Resultado de imagen para pejerrey patagonicoLuego, la historia sigue como dicen las notas periodísticas: recolonización de las aguas por parte de pejerreyes, siembras de truchas para reconstruir una situación ya pasada, vedas que no pueden hacerse cumplir y, ahora, estas mortalidades "extrañas" pero que ya se habían dado en la laguna. Aquí en la Universidad del Comahue, nuestros patólogos están examinando las muestras traídas por los guardapescas rionegrinos que se hallaban por la zona. Pero en tanto estén los resultados que indiquen causas posibles de la muerte de los peces, les dejo un pálpito: a "ojo de acuicultor", lo que pasó allí fue una floración algal muy grande, que consumió el oxigeno disuelto en el agua. Las muestras de agua que están siendo analizadas también darán indicios de lo que pasó, pero el mayordomo en este caso es verde (o azul) y unicelular, me parece...

Reflexión final, esta sería una excelente oportunidad para pensar en un plan o estrategia de manejo integral de la laguna, que incluya desde para qué quiere uno que haya peces, qué peces son apropiados para ese ambiente y, dado el caso de una pesquería comercial, pensar toda la cadena de valor y acciones a desarrollar, para que la actividad sea sustentable no solo desde lo ambiental sino también desde lo económico y social.

Y dicen los periodistas del Río Negro...

Misterio por la mortandad la de pejerreyes en Jacobacci

En la laguna Carrilaufquen aparecieron miles de peces muertos sin conocerse el motivo. Las truchas arcoíris no resultaron afectadas.

13 ENE 2017 - 00:00
Comparte esta noticia
La aparición de miles de peces muertos en la laguna Carrilaufquen genera preocupación en la comunidad de Jacobacci y en los organismos que investigan las causas, que por ahora son un misterio.
Durante los últimos días, las costas del espejo de agua, ubicado a unos 15 kilómetros al norte de Jacobacci por la Ruta Provincial 6, aparecieron cubiertas de peces muertos. Pejerreyes de distintos tamaños tiñeron la arena de gris sembrando un interrogante.
Durante varios años la laguna había desaparecido por la gran sequía, y en 2014 volvió a recuperar su estado natural. Las 461 hectáreas de superficie volvieron estar cubiertas con el agua casi en su totalidad.
La laguna se nutre de las lluvias y del arroyo Maquinchao. Con el ingreso de este arroyo, también volvieron los pejerreyes, especie que está en todos los espejos de agua de la zona. A principios de 2015 la provincia sembró 5.000 alevinos de truchas arcoíris, dando curso a un pedido de los vecinos y dispuso mediante resolución vedar la pesca hasta el 15 de diciembre de 2017.
El año anterior se registraron importantes precipitaciones y la laguna generó un ambiente ideal para la proliferación de los pejerreyes que se reproducen dos veces al año.
Si bien las dos especies habitan en la laguna, la mortandad sólo afectó a los pejerreyes y las truchas resultaron indemnes. Un fenómeno similar se registró hace ya más de una década. “Nos preocupa lo que está pasando. Si bien los estudios van a determinar qué es lo que sucedió, sospechamos que puede ser por una superpoblación”, señaló el Secretario de Servicios Públicos local, Carlos Quisle.
Ayer los acuicultores Amílcar Bernardino y Ramiro Carranza, integrantes de la Mesa de Pesca Deportiva de la Zona Andina, visitaron la laguna para tomar muestras de agua y recolectar ejemplares de peces para enviar a la Universidad de Nacional del Comahue. Los técnicos admitieron que “puede haber sido provocada por un rayo, por la proliferación de algas o por la superpoblación de peces”.
Operarios del municipio realizaban una limpieza de las costas recolectando los peces muertos que estaban en la arena.
El fenómeno
2006
fue cuando este fenómeno ocurrió por primera vez, y piensan que puede ser una superpoblación de peces.

Protegen la laguna Carrilaufquen

El gobierno provincial anunció que pondrá freno a la pesca furtiva en el ojo de agua que se encuentra a 15 kilómetros al norte de Jacobacci. La medida se tomó porque en las últimas semanas se observó que personas sacan peces con red.

07 ENE 2017 - 23:06
Comparte esta noticia
El Ministerio de Producción, Ganadería y Pesca de la provincia busca frenar la pesca furtiva en la laguna Carrilaufquen, lugar al que algunos vecinos acuden a pescar con red. El espejo de agua, ubicado a 15 kilómetros al norte de esta localidad por la Ruta Provincial 6, recuperó su fisonomía en el 2014 luego de una intensa sequía que lo había secado.
Durante muchos años, esta laguna era un lugar privilegiado para la pesca de salmónidos. Sin embargo en la década del 80 se decidió sembrar pejerreyes, especies que con los años se apoderó este ambiente y de los arroyos que lo nutres.
A fines del 2014, con el objetivo de recuperar la pesca de otros años, desde el gobierno provincial se sembraron 5.000 alevinos de truchas arco iris y se dispuso mediante resolución vedar la pesca hasta el 15 de diciembre de 2017. Sin embargo, este año las abundantes lluvias llenaron de agua las 461 hectáreas y también proliferaron los pejerreyes.
La gran cantidad de estos peces lleva a los vecinos de Jacobacci a pescar con red haciendo caso omiso la veda.
En este marco, desde el Ministerio de Producción señalaron que la norma tiene el propósito de permitir la recuperación de las poblaciones de peces, tanto las existentes como las que han sido sembradas con importante esfuerzo del Estado provincial, y respondiendo a una iniciativa de vecinos y fuerzas vivas .
“Este esfuerzo conjunto, invertido en algo tan caro a los intereses de muchos pobladores de la región, pero también de una estratégica relevancia para el desarrollo económico local, podría verse afectado por personas que, con conocimiento o no de las normas y el daño que están causando, están extrayendo peces en grandes cantidades, mediante la utilización de redes.
La pesca en la laguna Carrilaufquen Chica se encuentra prohibida, por lo que tales actividades representan una grave transgresión a la normativa, que será sancionada con el rigor que la legislación permita”, dijeron desde el organismo provincial.
La intención, más allá del rol que le compete en la detección y castigo de las transgresiones, es advertir del daño que se estaría causando, concientizar e informar a quienes lo practican, y persuadirlos para que cesen en la ejecución de acciones que perjudican el ambiente .
Recuperación
5.000
alevinos de truchas arco iris se sembraron en la laguna y se prohibió la pesca hasta el 15 de diciembre de este año.
El espejo de agua sufrió los efectos de la gran sequía que atravesó la Región Sur, pero recuperó su fisonomía en la temporada del 2014.