jueves, 3 de marzo de 2016

Cómo se controla calidad y sanidad del salmón importado en Argentina: ya tienes tu RENSPA??

Resultado de imagen para salmon del atlanticoUna nota firmada por profesionales del Servicio Nacional de Sanidad Animal, explicando las  medidas de seguridad alimentaria en torno a productos importados para consumo, como el salmón del atlántico importado de Chile, que tantas controversias produjera el año pasado cuando en un programa de TV un cocinero opinara negativamente sobre el pescadito de marras. De la página Terra.com.ar...


Los estrictos controles del Senasa garantizan calidad y sanidad del salmón que se consume en la Argentina

Buenos Aires, 20 febrero (Especial para NA, por Fabián Ballesteros* y Daniela Bottino**) -- Con el objeto de prevenir el consumo de productos nocivos para la salud, el Senasa dispone de una serie de normativas que regulan la puesta en el mercado de productos de la acuicultura en general y el salmón en particular, una especie que en los últimos tiempos estuvo injustamente bajo sospecha.


Es necesario considerar que la totalidad del salmón del atlántico que se comercializa en el mercado local proviene de las piscifactorías radicadas en el vecino país de Chile.

Al tratarse de un producto importado, está sujeto a una serie de determinaciones analíticas dirigidas a la búsqueda de residuos y contaminantes que pudieran representar un peligro para la salud de los consumidores.

El plan de monitoreo de residuos implementado por el Senasa se reconoce con el código de la orden IAC 151 emitida por la Coordinación de Vigilancia y Alerta de Residuos y Contaminantes (COVARC). Todos los establecimientos importadores con habilitación oficial están sujetos a dar cumplimiento obligatorio del muestreo y en el caso de resultados positivos al hallazgo de algún producto no deseable, se procede a la intervención de la mercancía sin derecho a uso y se implementa un plan de vigilancia. Ante la repetición del hallazgo, se dispone la suspensión de la autorización para la importación del producto en cuestión.

La implementación del programa tiene por objeto garantizar la seguridad del consumo de los productos importados provenientes de la acuicultura. Sobre el consumo de salmón, no existe medida restrictiva alguna para su comercialización en el territorio nacional ni tampoco para su consumo.
El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) dispone de recomendaciones dirigidas a los consumidores que es oportuno recordar en el apartado "Consumo responsable de productos de la pesca y acuicultura, pautas y recomendaciones", disponible en http://www.senasa.gov.ar//Archivos/File/File3829- consumo_pesca.pdf.

En carácter de información complementaria y con el objeto de difundir criterios técnicos relacionados a la industria de la acuicultura a nivel mundial, se recerda que el sistema de producción de salmones en cautiverio se encuentra regulado por normas de carácter internacional relativas a la implementación de las Buenas Practicas de Acuicultura (BPA) que se sustentan en la directrices de la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal) y FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). Las mismas son certificadas por organizaciones de terceras partes y por medio de las cuales las piscifactorías acreditan la condición de sus productos.

En el marco del cumplimiento de estas normas los centros de cultivo deben implementar diferentes controles relacionados con el uso de antibióticos, promotores del crecimiento, colorantes y otras sustancias que pudieran permanecer en el producto final y que representen un riesgo para la salud. La implementación de las BPA se encuentra generalizada en la industria de la acuicultura, con el fin de reducir los peligros relacionados no solo con la salud de los consumidores, sino también el impacto ambiental, la responsabilidad social y el trabajo infantil. En tanto, la certificación de las BPA por parte de las piscifactorías, resultan un complemento de los controles y verificaciones que los servicios nacionales de control oficial, realizan en los diferentes países donde se producen especies de la acuicultura.

Mientras que en la Argentina, los establecimientos de producción primaria de animales de la acuicultura deben estar inscriptos en el Registro Nacional de Productores Agropecuarios (RENSPA) de manera obligatoria cumpliendo con la Resolución 423/2014. Los establecimientos deben respetar los requisitos relacionados con los movimientos de los animales acuáticos vivos, con el objeto de garantizar la trazabilidad de los productos.


La inscripción de los establecimientos productores de animales de la acuicultura en el RENSPA permite la implementación de medidas de control de carácter sanitario en los sitios de producción primaria, lo que fortalece el sistema de control desarrollado por el Programa de Enfermedades de los Animales Acuáticos de la Dirección de Programación Sanitaria del Senasa. *A cargo de la Dirección de Inocuidad de Productos de la Pesca y Acuicultura y Daniela Bottino del Senasa. ** Responsable del Programa de Enfermedades de los Animales Acuáticos del organismo.